14 abril 2009

Quién se gana su sueldo y quién no en la administración

¿Que baremos se utilizan para medir la productividad de los cargos públicos? ¿Cómo sabemos si, por ejemplo, el coordinador regional del plan de fomento de la lectura se gana su sueldo? ¿Cómo medimos si ha conseguido que se fomente la lectura?

Mi opinión, y creo que no ando muy descaminado, es que se mide según la percepción que la opinión pública tiene de su trabajo.

Cuando esto ocurre se puede caer en la tentación de que en lugar de realizar bien un trabajo, dediquemos nuestros esfuerzos a que la percepción sea buena. Es muchísimo más sencillo acallar las críticas (sobre todo desde una posición de cierto poder) que preocuparnos de resolver los fallos, por garrafales que estos sean.

Pues bien, los responsables de este blog estamos recibiendo presiones bastante fuertes para que dejemos de criticar la organización de la feria del libro de Cáceres. Todavía no sabemos si nos permitirán participar en la feria porque el comité se ha otorgado la potestad de decidirlo sin tener que dar explicaciones ni justificarlo. Lo que sí sabemos es que, si nos dejan ir, los módulos nos van a costar el doble que a los demás.

Por supuesto que no nos vamos a callar. El reglamento vigente este año está ya en poder de profesionales que se han echado las manos a la cabeza cuando han visto el punto 5, que reserva la aceptación de la participación en la feria al comité organizador .... así de clarito, sin ningún tipo de criterio que se pueda saber a priori, aunque podemos obtener una pista si vemos la primera edición de este reglamento que decía, negro sobre blanco, que al que criticase, se le echaba (¡¡¡¡ nos lo mandaron por escrito con acuse de recibo!!!!).

¿Cómo no vamos a criticar una organización que a 8 días del comienzo de la feria todavía no nos ha informado de los contenidos?¿Cómo vamos a dejar pasar por alto que no haya algo tan básico como una página web?¿Cómo nos vamos a callar que la feria del libro de Cáceres, candidata a capital cultural europea en 2016, tenga peor organización y menos contenidos que la de Badajoz (no intentaremos ni siquiera compararla con nuestra rival Córdoba)?

Así andan las cosas. Las personas que han estado dejando comentarios a las entradas de la feria del libro que se han hecho en este blog no tenían estos datos, aunque hemos ido dejando pistas. Ahora que ya los tienen, me gustaría saber su opinión.

3 comentarios:

Ángel Vivas dijo...

Una pena no tener karma suficiente para poder menear la noticia...

Martín dijo...

Me gustaría que todo eso fuese falso, o al menos una exageración, pero dudo mucho de que alguién que se atreve a escribir esto tan claramente no tenga pruebas que sostengan todo lo dicho. Así que no queda más remedio que indignarse y llevarse las manos a la cabeza, porque creo recordar que de lo que se ha hablado otras veces es de que no todos los libreros quieren implicarse, y ahora resulta que se veta a uno que si que quiere, porque pone de relieve los fallos, o crítica lo que no le gusta, o discrepa, o es un tocap...
No se todo lo que les habrás dicho, habría que oirles también a ellos (que no se si darán explicaciones), pero desde luego lo que comentas aquí es todo cierto, y es lo que comentamos en la calle. Lo de la página web es de libro, la comparación con otras ferias es de llorar, sobre todo ahora que tanto nos insisten con lo de la capitalidad cultural.
El otro día me comentaba otra persona que si quería traer a dos actores como figuras principales, podemos tener la esperanza de que en el próximo programa de San Pancracio anunciarán a escritores de relieve. Puestos a mezclar.
Por cierto, yo soy asiduo de la feria del libro. Espero que me permitan ir a pesar de lo que he dicho.

Tomás TodoLibros dijo...

Les he dicho (personalmente) lo que puede decir una persona cabreadísima porque intentan censurarle, PERO aunque pedí que se levantara acta de la reunión no se hizo, así que no tengo pruebas y por eso no lo cuento.

El reglamento de la feria y el proyecto (que no se me envió como proyecto sino como definitivo) los tengo por escrito.