06 julio 2009

...y libros perdidos.

No se si conocen vds. la colección de libros acuáticos de Punto de lectura. La idea es original, pero después de haberlos usado se nos han ocurrido unas cuantas mejoras.

La situación transcurre de la siguiente manera: estamos en la playa, y saco mi libro Dios hizo el mundo en siete días ... y se nota de Luis Piedrahíta, una lectura ligerita para las vacaciones

Como el libro es acuático, se lo enseño a Alicia:

-Mira Alicia, este libro lo puedes meter en el agua y no se estropea.

Alicia mira con la curiosidad a la que le obliga el tener seis años:
-¿A ver?
Y en menos que pía un pollo Alicia me ha quitado el libro y está corriendo con él hacia el agua. Se mete, viene una ola y el libro se le escapa de las manos....

Lo estuvimos siguiendo durante un rato. Como el libro no flota, lo veíamos fugazmente y lo volvíamos a perder. Estuvimos tentados de pedirle ayuda a una lancha de la Guardia Civil que pasaba por allí, pero decidimos no involucrar a las fuerzas del orden.

Finalmente lo dimos por perdido. Consideramos que hemos hecho un bookcrossing con los jureles.

Lo peor de todo es que, aunque no suelo leer este tipo de libros, me estaba gustando. Escasamente me dio tiempo a echarle un vistazo a la introducción de Forges y a los dos primeros capítulos. Espero que al bajar la marea, alguien lo encontrara y se echara unas risas.

Pues bien, estas son las mejoras que se nos han ocurrido para la colección:

  1. Que vengan con baliza señalizadora.
  2. Que todas las portadas sean de color fosforescente.
  3. Que incluyan un emisor de señales tipo "caja negra".
  4. Que venga impresa la advertencia "No dejar al alcance de los niños en la playa".
  5. Que floten.
Ya estamos trabajando para hacer llegar estas sugerencias a los responsables de la editorial.

(Basado en hechos reales, lo juro)

4 comentarios:

Txetxu Barandiarán dijo...

Mo sé cómo os dejan a los de interior ir a la playa que luego nos la acabáis dejando toda sucia de libros ;)

Fernando Alcalá dijo...

Mi hermano os lo compró el año pasado, si queréis, por un módico precio... os lo lee en alto :P

Pedro dijo...

Otra opción es que no se lo enseñes a Alicia.

aagumel dijo...

Existía un expositor de botas Chiruca con un mecanismo que introducia y sacaba una bota de una cubeta de agua, para demostrar su impermeabilidad.

A ver si consigues uno y lo pones en el escaparate con uno de estos libros, que sería un buen reclamo, o puedes colocar también cualquier libro de Cesar Vidal, a ver si le pasa como a la bruja de Oz.